Así fue el taller de TmEx en la Semana de la Ciencia

0

El 14 de noviembre, TMEX tuvo una importante cita con la Semana de la Ciencia y también con varios alumnos interesados en la producción audiovisual. Recorrimos el Paseo del Prado, desde Cibeles hasta Atocha deteniéndonos en las más importantes estatuas que allí se ubican para analizar su técnica escultórica y también su significado mitológico. Aprovechando este paseo, enseñamos a los asistentes al taller de televisión como elaborar una pieza informativa a partir de ese paseo cultural.

Acompañados por la profesora de restauración de la Facultad de Bellas Artes de Madrid, Montaña Galán, y la experta en mitología y colaboradora de la Universidad Complutense, Laura Tellez, iremos desgranando los secretos de las esculturas que recorren el Paseo del Prado.

Comenzamos en Cibeles, diosa de la tierra y patrona de las cosechas. Es una de las estatuas más emblemáticas y conocidas de Madrid. Se construyó entre 1777 y 1782 a instancias de Carlos III. Fue diseñada por Ventura Rodríguez como parte del gran proyecto del Salón del Prado que pretendía modernizar la capital.

Descubrimos que en un primer momento la fuente se colocó frente al palacio de Buenavista y miraba a la otra gran escultura de la ciudad, Neptuno. En 1895, se traslado a su ubicación actual.

Menos conocida que la Cibeles, es la fuente de Apolo, la segunda parada de nuestro recorrido. La estatua no es muy visible. Se situa en el paseo central y los árboles la tapan. Nos aseguran que su estado de conservación deja mucho que desear. Apolo era un dios muy querido, se le relaciona con la luz y la armonía. También forma parte del proyecto de Ventura Rodríguez

Y llegamos a Neptuno, dios del mar. Poseidón en la mitología griega y otro de los símbolos de Madrid. Neptuno está relacionado también con las tempestades, los hombres del mar se encomendaban a él. Sobre su carro y con su tridente, esta estatua, esta considerada como una obra maestra del neoclasicismo español, junto con Cibeles y la fuente de Apolo.

Dejamos atrás el siglo XVIII y llegamos al XX. De la mano de la Fuente Conmemorativa de las Enseñanzas de Eugenio D´Ors. La fuente fue realizada por Victor D´Ors en 1957. El medallón es de Federico Marés y las esculturas de Cristina Mallo en 1962. Introduce el bronce como material. Una mujer y un dragón componen este conjunto. La mujer simboliza la sabiduría y el dragón la ignorancia.

Un poco más adelante, nos esperan las Cuatro Fuentes o Fuentecillas. Situadas entre el Museo del Prado y el Jardín Botánico, completan el gran proyecto de desarrollo del Paseo del Prado. También fueron diseñadas por Ventura Rodríguez en 1871.

Cruzamos de acera y ya metidos en el Barrio de las Letras, nos encontramos con la Fuente de la Platería Martínez o fuente de las Primaveras. Esta fuente se realizó en honor de la platería Martínez que se ubicó en este lugar en el siglo XVIII. También se conoce como Fuente de la Primavera por una imagen de Flora, la diosa de las flores, los cereales y las frutas.

Llegamos al final de nuestra excursión, en el Jardín Vertical del Caixa Forum. De un salto, llegamos al siglo XXI. Un poderoso muro vegetal nos recibe. Patrick Blanc fue el encargado de disñar este espectacular jardín con 15.000 plantas que sobreviven sin tierra y solo necesita agua y nutrientes.

Os dejamos este vídeo, realizado por Jana Arenas Rayo, alumna de TmEx durante el Taller de la Semana de la Ciencia.

 

Share.

Leave A Reply