Charlie Parker, “Lover Man”, 29 de julio de 1946 ( Dial records)

0

En la segunda mitad de los años 40, en Nueva York, nació el lazz moderno. Nació el “bebop”. En este artículo damos unas pinceladas sobre sus orígenes y sobre sus líderes espirituales, Dizzy Gillespie y Charlie Parker, y finalizamos con una curiosa y afamada grabación de este último en Los Ángeles, en el verano de 1946.

charlie-parker-1

En aquellos años, Nueva York era un hervidero musical. Buena parte de los músicos de jazz se trasladaron a esta ciudad desde otras que habían entrado en decadencia , como Kansas City, motivados por la gran cantidad de clubes que estaban inaugurándose. Clubes no solo en Harlem ( Minton´s Playhouse, Monroe´s Uptown House) sino también relativamente cerca de Times Square, en la Calle 52, a muy poca distancia los unos de los otros (Onyx Club, Three Deuces, el nuevo Monroe´s, etc). Tanto músico pululando facilitó que comenzaran a organizarse “jam sessions” donde éstos daban rienda suelta a su técnica y a su creatividad.. Los nuevos valores eran la improvisación, la rapidez y el virtuosismo. El publico entraba en estos locales a escuchar los pequeños combos, y no a bailar, como antaño. Además, como los nuevos clubes se encontraban cercanos al centro, no sólo acudían a estas sesiones los musicos y los entendidos, sino también marineros y otros visitantes en la ciudad. Así que este estilo, el bebop”, del que no se sabe de donde viene el nombre, se popularizó.

Entre los músicos más importantes de esta generación estaban Thelonious Monk y Bud Powell, al piano; Charlie Christian, a la guitarra, Kenny Clarke a la batería, JJ Johnson, al trombón; Dizzy Gillespie, a la trompeta, y Charlie Parker, al saxo contralto. Estos dos últimos, además, unieron sus fuerzas y, por su especial habilidad para tocar “ a toda castaña” se convirtieron en los estandartes del “bebop”

Ambos eran muy distintos, sin embargo. Dizzy era un virtuoso, un tipo simpático, hasta gracioso, y un gran organizador. Charlie, apodado “Yardbird” o simplemente “Bird” era más complejo, introvertido, con un genio creador único, y tenía un gran problema con las drogas y el alcohol- era adicto a la heroína desde la adolescencia- , lo que le convertían en un colega impredecible. Musicalmente, poniendo un símil, si la melodía de una canción era la linea recta entre Madrid y Barcelona, Parker la hacía pasando por Orense, llegando antes que otros, y encima, justificando el rodeo. Inigualable.

A finales de 1945, y como consecuencia de cierres policiales de los clubes de la callecharlie-parker-2 52, Dizzy organiza una banda, con Charlie Parker en la misma, y se marchan a Los Angeles, con un contrato bajo el brazo, a mostrar las nuevas tendencias al publico de la costa oeste. Sin embargo, las cosas no funcionaron como se esperaba, y Dizzy decidió que se volvían a Nueva York transcurridas unas pocas semanas . Bird ya había dado muestras de los problemas que podía dar su adicción- en el viaje de ida, por ejemplo, abandonó una vez el tren en el que viajaban y se introdujo, a pie, en pleno desierto, sólo, en busca de heroína, siendo rescatado por su inseparable Max Roach ( batería)-, por lo que no resultó extraño que, pese a que le habían comprado el billete, no se presentara y no volviera con Dizzie, quedándose en Los Angeles.

En esta ciudad, Bird no consigue tan facilmente heroína, por lo que comienza a beber alcohol, de forma compulsiva y en enormes cantidades. El productor Ross Russell para aprovechar su estancia en Los Angeles, organiza para él unas grabaciones con la casa Dial Records, a las que él se compromete a ir “limpio”.

La primera de ellas,en marzo de 1946, fue así y hay algunas de las mejores interpretaciones de Bird (por cierto, con un jovencísimo Miles Davis a la trompeta). Pero en la segunda, llegó con una curda espectacular. No podía articular una frase, se tropezaba con todo, apenas podía mantenerse en pie. Ross se la jugó y decidió mantener la grabación. Para ello, hubo momentos en que incluso tuvo que sostener a Bird por detrás, porque éste se derrumbaba.

Increíblemente, la grabación concluyó. Sin embargo, La noche no acabó bien, por desgracia. Bird siguió bebiendo y, quizás porque se durmió con un cigarrillo encendido, provocó un incendio que destruyó el apartamento que tenía alquilado. Esa noche fue detenido y, después, trasladado a un sanatorio mental del Estado, en Camarillo, donde permaneció seis meses.

En cuanto a la grabación, se decidió que se publicaría. Fueron, creo, cuatro o cinco temas. Nada más. La crítica no fue muy positiva. En “Lover Man” puede oírse a un Parker muy titubeante al principio, incluso algún pequeño golpe al micrófono, pero algunos músicos como Charlie Mingus o Monk opinaron favorablemente, y el boca a oreja de esta grabación tan accidentada hizo que se convirtiera en todo un éxito. Cuando Parker se enteró de que el disco se iba a editar se puso hecho una furia, pero no pudo impedirlo. Y claro, el disco lo tenemos para la posteridad.

Junto a la grabación, he añadido un enlace con una secuencia de la película “Bird” de Clint Easwood ( 1988) que relata estos mismos hechos.

NOTAS

Para entender cómo era el genio de Parker, creo que lo mejor es acercarse a uno de sus músicos y leer lo que dijo de él:

“Yo estaba realmente contento de tocar de nuevo con Bird, porque en aquella época tocar con él hacía aflorar lo mejor de mí. Bird podía tocar en estilos absolutamente distintos uno de otros y no repetir nunca la misma idea musical. Su creatividad y su imaginación eran infinitas. Cada noche volvía del revés la sección rítmica…..Nadie era capaz de seguir a Bird en aquellas fechas. ….Tocaba frecuentemente con soplidos fuertes y cortos. Duro como un loco….Cuando tocaba de aquella manera, tenía la sensación de oír música por primera vez.”. MILES DAVIS, “Autobiografía”

Javier Pérez-Nievas Montiel.

Share.

Comments are closed.