Conversaciones: Nicolás Sartorius

0

El Partido Socialista Obrero Español estrena Secretario General, Pedro Sánchez, elegido por primera vez en la historia de esta formación y de la democracia por sus militantes en unas primarias. Es por el momento, el primer cambio en política que ve la luz en nuestro país tras el terremoto de las elecciones europeas. Nicolás Sartorius sostiene que, para salir de crisis y consolidar la democracia, España tiene que reformar de arriba abajo los partidos, el sistema fiscal, las instituciones…

Nicolás Sartorius nació en 1938 en San Sebastián. Abogado, político y periodista empezó a interesarse por la política cuando estudiaba en la Universidad. Allí participó en las protestas estudiantiles contra la dictadura. Pese a sus orígenes aristocráticos, es biznieto del Conde de San Luis, siempre se ha declarado comunista.

Su activismo político y sindical en la clandestinidad contra el franquismo le costó varias detenciones y condenas de cárcel. La última de 19 años de prisión en el conocido Proceso 1001 contra la cúpula de Comisiones Obreras, el sindicato que fundó junto a Marcelino Camacho.

Participó activamente en las negociaciones de la Transición desde CCOO. En 1981 deja el sindicato y se estrena en la vida parlamentaria, primero como diputado en el Congreso del Partido Comunista de España y después de Izquierda Unida, hasta que en 1992 dimite por un desacuerdo con la dirección de su partido sobre el Tratado de Maastricht y se retira de la primera línea de la política activa.

Desde entonces sigue defendiendo las ideas de la izquierda desde otros frentes. Creó junto a otros políticos e intelectuales progresistas la Fundación Alternativas, de la que es Vicepresidente Ejecutivo y Director de su Observatorio de Política Exterior. Colabora con varios medios y ha escrito numerosos artículos y libros como “El final de la dictadura: la conquista de la democracia en España” o “El sindicalismo de nuevo tipo”.

Nicolás Sartorius ha repasado con TMEX los temas que preocupan a la izquierda como el hartazgo de la ciudadanía con la política, el fracaso de Europa, la necesidad de reformar España, y un mensaje muy claro: los derechos no se heredan, hay que seguir luchando para defender la democracia, en la calle y en las urnas pero siempre desde la legalidad que recoge la Constitución.

Share.

Leave A Reply