Couso, el objetivo asesinado

0

El 8 de abril de 2003 el disparo de un tanque de Estados Unidos mató a José Couso en Irak. El proyectil que impactó contra el hotel Palestina buscaba llevar a negro el objetivo de su cámara, perseguía que las tropas de Estados Unidos entraran en Bagdad sin testigos. Así aseguraron la “ceremonia” prevista, las cuerdas rodeando la estatua de Sadam Hussein y los fieles a la invasión tirando de ellas hasta hacer caer la efigie del dictador.

Han pasado 10 años y la familia de José Couso sigue pidiendo justicia. Una vez más las cámaras de las televisiones se han dejado en el suelo, apagadas, apuntando a la embajada de Estados Unidos, en Madrid. Símbolo de condena hacia los asesinos de Couso y de respeto hacia el camarógrafo. La familia y los amigos de José, un año más, se han reunido frente a legación estadounidense pidiendo justicia. Allí Javier y David, hermanos de Couso; Olga Rodríguez y Carlos Hernández, periodistas que estuvieron en Bagdad con José, han denunciado la existencia de una guerra ilegal, de la impunidad del asesinato, de las trabas del gobierno y la fiscalía españolas para conseguir que los tres presuntos asesinos de José Couso sean juzgados.

Ante la petición de archivo de la causa, el pasado mes de febrero el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz admitió a trámite las nuevas diligencias presentadas por la defensa, reiterando a la Interpol la orden de identificación y detención de los tres militares estadounidenses presuntos responsables de la muerte de Couso y pidiendo la toma de declaración como testigo del ex-sargento que denunció públicamente la existencia de una lista en la que el hotel Palestina aparecía como objetivo potencial para ser atacado.

El décimo aniversario del asesinato de José Couso también ha incluido el homenaje de “Madres contra la Impunidad”, a la cabeza Maribel Permuy, la madre de José, y la presentación del libro “El conflicto de Irak y el Derecho Internacional: El caso José Couso”.

Tm-Ex ha estado con aquellos que nunca hubieran querido ser protagonistas de una historia que habla de muerte, de injusticia, de apagón informativo, pero sobre todo de DIGNIDAD, la palabra preferida de Maribel, la madre de José.

Share.

Comments are closed.