Escuelas de música, “No esenciales” para los oídos

2

Para Nietzsche, la vida sin música sería un error. Para Ana Botella, la música simplemente es “no esencial”.  Así calificó la alcaldesa  la enseñanza que se imparte desde hace 20 años en las Escuelas Municipales de Música y Danza. En pleno arranque de curso el Ayuntamiento retiró la aportación municipal para este año. De los 6000 alumnos matriculados en las 13 escuelas municipales, causaron baja 2000. Las cuotas se triplicaron, de 50 a 150 euros mensuales.

La desbandada fue generalizada en barrios humildes como Orcasitas o Carabanchel. El sueño de una enseñanza igualitaria de la música saltó por lo aires. También se alejaba la aspiración de equiparnos a otros países europeos, en formación musical. Las empresas concesionarias del servicio se vieron obligados a asumir la mitad de la subida de tasas, renunciando a los beneficios. Los profesores redujeron su salario un 21%.

 El pasado 26 de enero, una orquesta compuesta por 60 profesores de las Escuelas Municipales llenó el auditorio de UGT, en Avenida de América. Mil personas abarrotaron la sala para escuchar obras de Sibelius y Beethoven. Fue una parada más en la lucha que mantienen. TmEx inició entonces un recorrido junto a profesores, alumnos y profesionales para explicar la difícil situación que atraviesan las Escuelas Municipales de Música y Danza.
Share.