Juzgados dos antidisturbios por agresión a la prensa

0

Este martes 16 de septiembre, en los Juzgados de Plaza de Castilla, dos antidisturbios han sido juzgados por agredir a prensa visiblemente identificada durante las Marchas de la Dignidad.

La reportera de LiveStreaming (emisión de vídeo en tiempo real) Susana Sanz ha conseguido llevar a juicio a dos agentes de las Unidades de Intervención Policial (UIP) por dos agresiones sufridas el pasado 22 de marzo. Susana es conocida por su labor de información a través de coberturas de temática social o política. Su canal de difusión, Suysulucha, cuenta con más de 476,000 visualizaciones.

“El primer agente me dio varios porrazos en la pierna derecha y el segundo me dio en el brazo, por encima de la cintura, algo que les está prohibido”, así ha descrito la periodista la agresión. Susana Sanz también ha declarado que durante la semana siguiente a los golpes apenas podía mover la pierna y que el ataque la dejó “bastante tullida”. Los incidentes, que se produjeron en el transcurso de las manifestaciones, se saldaron con 29 personas detenidas y 101 personas heridas, entre ellos 67 policiales.

”Es una de las pocas veces en las que un juez va a juzgar a dos agentes de la Policía Nacional por este tipo de agresiones a prensa. Estos policías no supieron respetar ni garantizar el derecho fundamental de información a pesar de ir claramente identificada como prensa, aún cuando llevar chaleco o carnet de prensa visible no es obligatorio según la legislación vigente española”, ha comentado Susana Sanz.

Suysulucha
Desde TMEX reiteramos nuestro rechazo a estos abusos y agresiones a los que se enfrentan cada día las personas que quieren ejercer el derecho de informar, máxime si están acreditadas como prensa. Denunciamos firmemente que este tipo de acciones contra quienes informan de lo que ocurre en las manifestaciones a pie de calle constituyen un ataque contra la libertad de expresión y el derecho fundamental de información.

La Red de Medios Sociales ha señalado la presencia en el acto del 22 de marzo “de observadores de la OSCE”, por lo cual “un mayor número de miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado portaban chalecos identificativos visibles, circunstancia poco habitual aunque lo obligue la normativa. El portar chalecos visibles ha hecho posible, junto con las grabaciones de los hechos, la identificación de los presuntos agentes agresores.

Asimismo, señalan que “empujones”, rotura de equipos, e incluso agresiones a comunicadores durante el ejercicio de la labor informativa son denuncias que vienen repitiéndose de manera habitual, como recientemente alertaba la Red de Medios Comunitarios y la Federación de Sindicatos de Periodistas.

Share.

Leave A Reply