“La aventura de vivir juntos” de Tmex, Premio al mejor reportaje de televisión en el Festival Urban TV

0

La XIII edición de este encuentro internacional de cine y televisión organizado por La Casa Encendida, centro social y cultural de la fundación Montemadrid, ha destacado la labor de Tmex otorgándole el Premio al mejor reportaje de televisión a “La aventura de vivir juntos” y seleccionando como finalista al mejor cortometraje a “Justo, vivir por un sueño”.

Urban TV busca ofrecer a la sociedad producciones de calidad que ayuden a conocer mejor el entorno urbano en el que vivimos y por otro lado reconocer los mejores trabajos audiovisuales y promocionar a los jóvenes realizadores para fomentar la producción de este tipo de programas.

A esta XIII del Festival se han presentado más de 350 producciones audiovisuales de 46 países diferentes. El Jurado ha estado formado por Alessandro Grifiini, Presidente de la IAMS, Íñigo Trojaola, editor Jefe de Documentales en CANAL+ y la periodista Rosa María Calaf.

Hasta el día 13 se proyectaran tres excelentes documentales sobre distintos asuntos relacionados con la vida en las ciudades de una calidad contrastada que sin la ventana del festival sería difícil que llegarán a los ciudadanos. Tras las proyecciones habrá un coloquio. Bikes vs Cars, (Fredrik Gerrten), Homme Less (Thomas Winder) y Pixadores (Amir Escanderi). Esta edición rinde homenaje al periodista Miguel de la Quadra Salcedo.

“La aventura de vivir juntos” nos muestra como ochenta hombre y mujeres que no son ni bastante pobres, ni bastante ricos para ir a una residencia deciden envejecer juntos. Hicieron realidad la utopía de ser independientes, de ser felices, de cooperar en vez de competir, de ser solidarios … Juntaron todos sus ahorros para construir en Torremocha del Jarama su gran casa, Trabensol.

“Justo,vivir por un sueño” nos cuenta como este vecino de Mejorada del Campo lleva prácticamente toda su vida dedicado a un sueño muy personal: construir una catedral. Sin planos, sin titulo de arquitecto, sin apoyo institucional, sin más ayuda que la de amigos y voluntarios.. Tras cincuenta y dos años de abnegado trabajo el templo ya tiene muros, bóvedas y vidrieras. Su arrojo, determinación y capacidad para sortear y encajar críticas y presiones lo han hecho posible.

Share.

Comments are closed.