“LactaAmor”, la lactancia materna como acto de amor y resistencia

0

“Un triunfo para toda la vida” este es el lema de la Semana Mundial de la Lactancia Natural que se celebra desde el pasado día 1 de agosto. Instaurada en 1992 por la Organización Mundial de la Salud y por Unicef para fomentar, proteger y apoyar la lactancia materna se celebra en 120 países. Aquí se aplaza hasta octubre por las vacaciones de verano.

Repartidos por toda España, hay 428 grupos de apoyo a la lactancia natural. Entre todos ellos “LactaAmor”, creado en 2001 en Navia, Asturias. Clara, una de sus fundadoras, explica que reúne a madres y padres convencidos de que dar el pecho a sus hijos es un acto de amor y, una práctica ecológica y sostenible. Dan la espalda al consumo capitalista porque la leche materna es natural, no cuesta dinero y está siempre caliente.

Estas familias denuncian que la lactancia no está bien vista en nuestra sociedad por la falta de información al perderse varias generaciones de madres lactantes; las campañas de publicidad de las leches de fórmula; y la influencia del modelo de crianza estadounidense en el que la mujer ha de volver cuanto a antes a ser un peón más del sistema para volver a consumir.

Por eso, según cuentan a Tmex, la presión social sobre las mujeres y familias lactantes es considerable. Muchas veces ni las empresas, ni las familias, ni los amigos ayudan a estas personas, que se sienten solas y observadas por el mero hecho de dar de mamar a sus hijos.

Es esta, sin duda, una forma de resistencia invisible que no suele ser reconocida; una lucha por un modo de vida más natural y, en definitiva, más justo con la propia condición humana.

“LactaAmor” es un ejemplo de cómo tejer redes de protesta, resistencia y lucha es una realidad en las áreas rurales, y no solo patrimonio de los grandes ciudades. En los pequeños pueblos del occidente asturiano encontramos iniciativas como el grupo de consumo “La casa azul”, la huerta ecológica “El Cabillón” o el colectivo “Oro no!”

Creados por mujeres y hombres que, pese a la dispersión que impone el medio rural, se relacionan en torno a colectivos que si bien pueden pasar desapercibidos a ojos del que está de paso, existen de facto en muchos pueblos vertebrando con solidez la lucha por un mundo mejor.

Share.

Comments are closed.