Pequeñas historias de Familia en el Jazz

0

Si me pongo a hacer memoria, más allá del flamenco ( Los Morente o los Carmona, por ejemplo) , no consigo recordar que haya habido muchas familias de músicos en este país. Sí que estamos acostumbrados a familias de actores- los Gutierrez-Caba, los Merlo, Guillén-Cuervo, Bárdem, etc, etc-. o incluso familias circenses o del mundo del espectáculo. Hablando de otros géneros musicales, me vienen a la cabeza Los Argenta, Ataúlfo y Fernando, padre e hijo. También- vaya con la comparación- la familia de Rocio Dúrcal y Junior, y sus niños cantando hace treinta años. Así que antes de que me ponga a entonar el “Sopa de Amor, camarero” vamos a coger otro rumbo, el del jazz, y vamos a hacer un repaso a algunas de las familias de músicos estadounidenses en el jazz clásico, lo que nos servirá para contar alguna anécdota, y ahondar un poco en la personalidad de los más relevantes. Veremos como la expresión “todo queda en familia”, puede tener también algún sentido en el jazz.

Haremos el recorrido de menos a más, siguiendo el número de miembros de cada familia

DOS

Art Farmer y Addison Farmer, el primero trompetista, y el segundo contrabajo. Art fue el que realmente despuntó, como vimos hace unas semanas, en especial como miembro fundador de “The Jazztet” en los años 60, con Benny Golson. Addison fue menos conocido. Eran gemelos idénticos. Esta es la anécdota que sobre esta circunstancia contaba el trompetista británico Humphrey Littleton: “Una vez, cuando un entrevistador preguntó a los hermanos cómo se diferenciaban entre ellos, Art contestó lacónicamente: por la mañana, cojo el bajo…. y si no puedo tocarlo, es que soy Art”

Julian y Nat Adderley. De Julian “Cannonball” Adderley, saxo alto, hemos hablado en más de una ocasión, pues fue uno de los integrantes del sexteto de Miles Davis para la grabación de “Kind of Blue”, y uno de los músicos más reputados de finales de la década de los 50. Tenía una clara orientación por el blues y era un tipo muy simpático y con una gran elocuencia: antes de cada canción, soltaba un pequeño discurso al público. Esto, para el aficionado actual viene muy bien pues proporcionaba información extra, muchas veces muy valiosa, sobre los temas, los miembros de la banda, etc, etc. Julian terminaba cada frase con un “You know –or you see- what I mean?”. Siempre. Hasta hay un disco suyo con Bill Evans titulado así.

Pocos años más tarde del ”Kind Of Blue”, formó una banda junto con su hermano trompetista, que fue pionera del soul jazz, con pianistas tan carismáticos como Bobby Timmons o Joe Zawinul, y que disfrutaron de muchos éxitos con títulos como “Dat There”, “Jive Samba”, “Mercy, Mercy, Mercy” o la que puede verse a continuación, que ha sido la mayor contribución del otro hermano, Nat, a la música jazz: “Work Song”. A mí particularmente me gusta más la versión española de esta canción:  “La Canción del Trabajo”, interpretada por Raphael, con unos arreglos sorprendentes, y una letra que no tiene desperdicio.

John y Ravi Coltrane, o Alice y Ravi Coltrane. Ravi (1965) fue llamado así en homenaje al célebre sitarista Ravi Shankar. Es un gran saxofonista y, efectivamente, es hijo de John Coltrane y de su mujer Alice, la cual fue también músico: pianista, organista y la persona que introdujo el arpa en el jazz.


TRES

Hank, Thad y Elvin Jones. Jones es un apellido muy común, pero esto tres músicos – pianista, trompetista y baterista, respectivamente-, eran hermanos. Los dos primeros, además, compositores y arreglistas. Lo que son las cosas, Hank pasará a la historia por ser el pianista que acompañó a Marilyn Monroe la noche en que ésta le canto el “Happy Birthday, Mr. President” a Kennedy. Thad compuso un “standard”: “A child is Born”; y Elvin fue el sempiterno baterista de la mejor banda de jazz de todos los tiempos, la de John Coltrane en 1960-1965, que merece artículo aparte.

Hay más Jones por ahí, contemporáneos de estos tres hermanos. Tenemos a Sam Jones, contrabajista y miembro muchos años de la banda de Cannonball; y Philly Joe Jones, gran baterista y miembro de la célebre sección rítmica de Miles Davis a mediados de los 50. Pero no eran parientes de los anteriores. Tampoco la vocalista y compositora más reciente Norah Jones, aunque como decía, todo queda en estas familias, ya que es la hija del ya mencionado Ravi Shankar.

Vamos a escuchar a continuación, en otra muestra más de lo pequeño que es este mundo, a un quinteto liderado por Cannonball para Blue Note, con alguno de los Jones mencionados: Hank Jones al piano; Sam Jones, al contrabajo, Miles Davis a la trompeta y Art Blakey, a la batería. La canción se llama “Autumn Leaves”, primer ”standard” de jazz de origen francés, y en la que encuentro que Hank Jones está muy bien, en una canción de un “tempo” muy relajadito.

Wes, Buddy y Monk Montgomery. Wes tocaba la guitarra eléctrica, Buddy era pianista y vibrafonista, y el ultimo, Monk, bajista. De los tres, el que realmente destacó fue el primero, Wes, que llegó a convertirse en uno de los grandes guitarristas de todos los tiempos, junto con Charlie Christan y Jim Hall. Tenía un estilo muy funky, y eso lo hacía muy atractivo. La pena es que murió muy joven, con poco más de 40 años, en 1968, de un ataque al corazón.

Y otra vez más, cosas de familias: Wes triunfó con un disco publicado en el 61, llamado “The incredible Jazz Guitar of….”, y en el que le acompañaban al contrabajo y a la batería dos de los hermanos Heath, que son los que vienen a continuación.

CUATRO

Percy, Jimmy y Albert “Tootie” Heath, y Mtume (hijo de Jimmy). En este caso, lo justo sería sumar a los padres, pues no solo contribuyeron con su descendencia, sino que lograron convertir su casa de Fiiladelfia en el centro neurálgico de la música jazz de esta ciudad. Cada vez que llegaba uno de los grandes, se dejaba caer por casa de los Heath, ya sea para comer el pollo frito que preparaba la madre, o para escuchar y/o tocar música en el garaje que el matrimonio tenía preparado para los chicos.

Jimmy, saxofonista y compositor, arreglista y director, es un viejo conocido. Percy fue durante décadas el contrabajista del Modern Jazz Quartet. Albert, el pequeño, ha sido “sideman” de grandes formaciones de la época. Los tres además formaron la banda “The Heath Brothers”. Mtume es hijo de una primera relación de Jimmy, es percusionista, y ha tocado con Miles Davis, entre otros, y como tantos otros. Se autonombró Mtume no sé si para distanciarse del padre- su nombre de pila es también James-, o para revindicar sus raíces africanas, o quizás por ambas razones.

CINCO

Ellis Marsalis, pianista, y sus hijos Branford, saxofonista tenor; Wynton, trompetista, Delfeayo, trombonista, y Jason, baterista. Todos de Nueva Orleans, la cuna del jazz. De ellos, los más importantes, Branford y Wynton- llamado así por el pianista jamaicano Wynton Kelly. Ambos jóvenes prodigios, y llamados a convertirse en los paladines del jazz hacia finales del siglo pasado. Branford fue el artifice de las bandas sonoras de las primeras pelis de Spike Lee ( “Mo´ Better Blues”, y “Do the Right thing”), de la sección musical de “The Tonight Show” de Jay Leno, y ha sido el saxofonista de la banda de Sting.

Wynton representa él sólo la historia del jazz. Su trayectoria personal esparecida a la que tomó de el jazz como género musical durante un siglo. Sus raíces son de Nueva Orleans. Triunfó de joven, junto con su hermano, defendiendo los valores más clásicos de la música jazz. Se exigió a sí mismo para evolucionar y experimentar con un jazz más heterodoxo – con la inestimable ayuda del pianista Marcus Roberts– para terminar con un vuelta a lo tradicional, representado por el blues y el góspel. Se nota esa vuelta a lo tradicional tan solo viéndolos tan trajeados en esta foto, ¿verdad? ( Wynton a la izquierda, y Branford a la derecha del todo)

Wynton es un tipo sin pelos en la lengua, y no tuvo objeciones en criticar la evolución de Miles Davis hacia el rock, cuando éste era una mega estrella mundial. Tal fue el enfrentamiento, que en un concierto en el que intervenían ambos, Miles ordenó a su banda dejar de tocar hasta que Wynton saliera del escenario. Tampoco considera que la evolución musical del otro gran mito, John Coltrane, en sus últimos años; evolución basada en la búsqueda de la espiritualidad, hayan supuesto algo positivo para el jazz.

Wynton Marsalis es además compositor, escritor, profesor y director musical. Pero, sobre todo, es el referente del jazz Institucional, su gran embajador. Está en todas partes. Algunos le critican, pues en este papel representativo se ha visto cierto favoritismo hacia sus acólitos, y algún olvido que otro para aquellos que representan otras corrientes u estilos.¡ Ay!. ¡Que todo vuelve a quedar en familia!

En la parte musical, podemos escuchar el famoso “Mo Better Blues” y un tema muy chulo, llamado “Hesitation”, compuesto por Wynton , con poco más de veinte años, e incluido en su disco de debut, de 1982. Es un tema interpretado a la vez por los dos hermanos, saxo y trompeta, y en el que también podemos escuchar al gran contrabajista Ron Carter y al batería Tony Williams, ambos integrantes de la segunda gran formación de Miles Davis, en los 60. Es una grabación que me hace cierta gracia pues, de repente, irrumpe claramente el chotis “Madrid, Madrid, Madrid”. Si, si, el compuesto por el mexicano Agustín Lara.

¿Y en España qué? ¿Familias de jazz?.

No me queda espacio para mucho, pero me viene inmediatamente a la memoria el estupendo pianista y arreglista Richard Krull, del que me hice amigo asistiendo durante un tiempo a las entretenidísimas veladas jazzísticas que organizaba en Madrid: de nombre Jazz Nao; y su hija, la cantante Cecilia Krull, una mujer con una voz muy personal, que te cautiva desde el primer momento, y que es una referencia en el panorama jazzístico actual de este país.

A ellos les dedico este artículo. Esperando que el Jazz Nao vuelva pronto. Casualmente, además, Cecilia actúa la noche del sábado 3 en el Bogui Jazz junto con el también joven y genial pianista, Juan Sebastián Vázquez. ¡Allí estaremos!. 

photo

Javier Pérez-Nievas Montiel.

Share.

Comments are closed.