Sordo-Ciegos, en tierra de nadie

2

“Signar” es el nombre que recibe el habla en el lenguaje de signos, donde tocar o señalar con el dedo no está mal visto. Ocurre cuando un oyente establece un dialogo con una persona sordo-ciega. TmEx se sumerge en sus palabras, junto a intérpretes y estudiantes del lenguaje de signos. Su situación se ve ahora seriamente amenazada por la crisis.

Tan sólo cuatro centros de Formación Profesional imparten esta especialidad en Madrid. Dos de ellos, concertados, verán retirada la subvención el próximo curso. Los estudiantes deberán asumir el pago de 300 euros mensuales a partir de septiembre. El perfil de un alumno que cursa esta especialidad es el de un joven en paro, entre 20 y 40 años. Uno de estos centros, el Ponce de León, está considerado el mejor de España y tiene una lista de espera de más de 100 personas.

El premio Principe de Asturias de la Concordia 2013 otorgado a la ONCE puede contribuir a dar visibilidad al este problema que acucia a las  personas sordo-ciegas.

ASOCIDE, la Asociación de Sordo-Ciegos de España, nos abrió las puertas de uno de los centros que les ha cedido la ONCE. Allí conocimos de cerca su miedo a quedarse aislados, a quedar marginados por falta de interpretes. Una simple factura, cualquier pequeño problema lo afrontan con la ayuda de los alumnos en prácticas y de los guías-intérpretes.

TmEx se puso en contacto con la Consejería de Educación para saber, entre otras cosas, si la privatización total de estos dos centros, supondría un incremento del número de plazas en los centros públicos. No hubo respuesta a nuestro email. Sin embargo la intranquilidad se ha instalado en la comunidad de sordo-ciegos.

Share.