Trampantojos y Murales. Madrid engaña con mucho arte

0

Caminar despacio por la ciudad, fijándose bien en su paredes, puede deparar grandes sorpresas…

Medianeras a modo de grandes lienzos públicos sorprenden con pinturas de un Madrid de siempre. Aún resisten, aunque poco o nada se haga por conservarlos. Con técnicas como el trampantojo, jugando con la perspectiva y el entorno, aparecen balcones, calles y hasta verbenas que no son sino un artístico engaño. Otras veces, sin recurrir a esa “trampa para el ojo” nos encontramos con un bodegón, o un domingo de Rastro y sus personajes de los 80 plasmados en enormes muros.

Este arte mural, al alcance de cualquiera de nosotros que pasee curioso por las calles de Madrid, empieza a languidecer. Los grafiteros han ensuciado, en este caso, con su sello algunas de estas obras públicas que, además, soportan desde grietas a humedades y los efectos de lucir a la intemperie. Las autoridades locales nada hacen por reparar daños o restaurar estos enormes cuadros públicos que nos hablan de Madrid y eso que algunos tienen ya 30 años. Detrás de este patrimonio artístico está la mano de prestigiosos cartelistas y pintores que demandan un poco más de atención para que el paso del tiempo no borre un trabajo que embellece las calles de Madrid…

Y así los ojos o el deseo nos puedan seguir engañando, con el mismo arte…

Share.

Leave A Reply